≡ Menu

Significado del arcano XVII del Tarot: La Estrella

Arcano 17. La Estrella

Después del Diablo, «centro de no­che», y la Torre herida por el rayo, «estalli­do de la contradicción», la Estrella, decimo­séptimo arcano mayor del Tarot, es un «centro de luz». Corresponde en astrología a la quinta casa horoscópica.

Una joven desnuda, de cabellos azules que caen en bucles sobre los hombros, con la ro­dilla izquierda en tierra, sostiene en cada mano una vasija roja cuyo contenido, azul, vierte en una especie de lago, también azul. Sobre el suelo amarillo y ondulado cre­cen una planta de tres hojas y dos arbustos verdes que se recortan sobre el cielo; el de la izquierda es el más importante: un pájaro negro, símbolo del alma inmortal, se ha po­sado en él. En el cielo, seis estrellas, super­puestas tres a tres, de contornos y colores diferentes (dos amarillas de siete rayos, dos azules y dos rojas de ocho rayos) están dis­puestas de manera simétrica alrededor de una séptima, en el extremo de la lámina, mucho más grande, que tiene el aspecto de estar ella misma compuesta de dos estrellas superpuestas de ocho rayos, una amarilla y una roja, que son, según ciertos comentaris­tas, la naturaleza humana y la naturaleza divina .

Justo encima de la ca­beza de la joven, que personifica sin duda a Eva o a la humanidad, brilla una estrella amarilla de ocho rayos. Este conjunto de sie­te estrellas, agrupadas alrededor de una más grande, evoca la constelación de las Pléya­des. Recuerda también el octavo arcano, la Justicia en cuanto inteligencia coordinado­ra de las acciones y reacciones naturales. Por primera vez aparecen as­tros en el Tarot y las dos láminas siguientes serán la Luna y el Sol. Hasta aquí el hombre estaba encerrado en su universo; ahora, se mezcla en la vida cósmica y se abandona a las influencias celestiales que deben condu­cirlo a la iluminación mística (cf. láminas XVIII a XXI).

Esta joven desnuda está en un estado de receptividad perfecta y no guarda para sí nada de lo que ha recibi­do. El agua que se derrama de sus vasijas, serpenteando como la de la Templanza, es azul como sus cabellos y va a juntarse, sin mezclarse realmente, con un agua igualmen­te azul, o a regar la tierra árida. ¿No es esto hacer partícipes del carácter celestial a los elementos materiales agua y tierra. Intercomunicación de mundos diferentes, alma que une el espíritu a la materia, «paso a la evo­lución orientada… el arcano xvn presenta un simbolismo de creación, de nacimiento, de mutación. La imagen del agua derramán­dose de un jarro recuerda que el nacimiento, en los sueños y los mitos, se asocia a imáge­nes de agua o se expresa por ellas… La estre­lla es el mundo en formación, el centro original de un universo.

Estrechamente ligada al cielo del que de­pende, la estrella evoca también los miste­rios del sueño y de la noche; por brillar con brillo propio, el hombre debe situarse en los grandes ritmos cósmicos y armonizarse con ellos.Este arcano, con su flora y sus aguas, sus dos vasijas que se vierten, sus estrellas de siete y de ocho brazos, simboliza la crea­ción, no acabada y perfecta, sino en vías de realización; indica un movimiento de forma.

 tarot telefónico fiable