≡ Menu

Significado del arcano X del Tarot: La Rueda de la Fortuna

Arcano 10. La Rueda

Si el Eremita del  Tarot indica al hombre la vía de la búsqueda solitaria, la Rueda de la for­tuna, décimo arcano mayor, nos vuelve a sumergir en el mundo y sus vicisitudes. Acu­diendo a una imagen bien conocida de la antigüedad y de la edad media, nos muestra una rueda color carne, mantenida en el aire por un aparejo de madera amarilla, y a la cual se agarran dos animales extraños, mien­tras que una esfinge azul, coronada de oro y con las alas rojas, que sostiene una espada blanca, está sentada sobre un zócalo estre­cho, puesto sobre la parte superior de la rueda. Esta rueda tiene seis radios, azules en la parte que toca al cubo rojo y blancos ha­cia la llanta; una manivela blanca, color de lo indiferenciado, la hace girar. A la izquier­da de la rueda se agarra un mono, con la cabeza hacia abajo y medio cuerpo escondi­do por una falda rígida de tres volantes cor­tados: uno azul entre dos rojos. A la derecha hay un perro amarillo con un collar que le ciñe las orejas, vestido con una chaqueta azul con cola roja, y que parece subir hacia la esfinge diabólica e impasible. Se han visto en estos animales a Hermanubis, el genio del bien, y a Tifón, el genio del mal.

Sea lo que fuere, la significación de esta lámina nos re­mite a la de la  rueda a través de todas las tradiciones. Representa las alternancias de la suerte, la dicha o la desdicha, las fluctua­ciones, la ascensión y los riesgos de la caída. Corresponde en astrología a la décima casa horoscópica, que representa la situación so­cial y profesional.Símbolo solar, es la rueda de los nacimientos y de las muertes sucesivas.a través del cosmos; es, en el plano humano, la ines­tabilidad permanente y el perpetuo retomo. La vida humana rueda inestable como los radios de una rueda de carro», decía Anacreonte. Y ese movimiento que tan pronto eleva como abate es el movimiento mismo de la Justicia (lámina VIII), que quiere man­tener el equilibrio en todos los planos y no duda en atemperar por la destrucción y la muerte el triunfo de las realizaciones creado­ras, como lo subraya también el número de este décimo arcano, entre el Carro (VII) y la Muerte (XIII).

Se puede ver también en estos seres de fi­guras animales, que giran alrededor de la rueda de las existencias, la ley de los renaci­mientos que se impone, en numerosas tradi­ciones, a quienes no han dominado sus de­seos camales. Se verá también en la subida y la bajada una ley de alternancia, e incluso de compensación, que se desprende de la histo­ria humana, social o personal, en la que se suceden sin tregua éxitos y reveses, naci­mientos y muertes. Desde un punto de vista más interior, la rueda de la fortuna es menos la imagen del azar que de la justicia inma­nente.

¿Está buscando un tarot telefónico bueno y serio?